Etiquetas: danzadel vientre

Danza del vientre de Cairo a Sevilla

Cairo es un ciudad de contrastes: bella y fea a la vez, ruidosa, el trafico inaguantable, polvorienta, en decadencia, mucha riqueza, mucha pobreza, mucha historia, muchas tradiciones, y sobre todo para mi un detalle importante es la cuna de la danza del vientre. Esa tradición sigue viva a pesar de las prohibiciones religiosas.

Ahora en Cairo hay una necesidad muy importante de bailarinas, pues el turismo está volviendo a lo que era por un coste a mitad de precio, pero escasas bailarinas egipcias pues es un pecado ser bailarina y muy mal visto por la sociedad. Los managers acuden a bailarinas extranjeras y por eso ahora hay una profusión de rusas, ucranianas y latinas todas muy bien formadas a la danza oriental.

Lo bueno en Cairo es que todavía encontramos música en directo. Pues en los barcos y restaurantes de la ciudad cada bailarina de danza del vientre posee su propia orquesta. A los egipcios y árabes en general les encanta la música en directa, no solo van los turistas a los barcos o restaurantes, lo que añade mucho a la interpretación de la bailarina disfrutando de esa interacción entre los músicos y el publico.

También hay mucha oferta de bailarinas de danza oriental en las discotecas y night club pero ahí con música shabii y mahraganat, música enlatada en este caso.

Descubrí también, aunque sea un grupo reducido, un Cairo más alternativo con Jazz Oriental, músicas con letras criticas a la política y a la sociedad, en locales más bien reservados a gente con mente abierta.

Cairo tiene muchos contrastes, por eso nunca deja indiferente…

Danza del vientre en Sevilla

Con las pilas recargadas volvemos a la rutina de las clases.

Este año un especial enfoque a las danzas del Oriente Medio, después de haber recogido algunos paises en su más profunda geografía. Volvemos con el proyecto Zaghareet Hafla para dar la oportunidad a las alumnas de subirse a un escenario, y siempre enfocando el aprendizaje en la auto conciencia de los alumnos, tanto a nivel corporal como a nivel musical. La danza oriental requiere efectivamente un autoconocimiento de uno mismo, tanto a nivel fisico como interior, y un conocimiento musical y cultural. Este año la enseñanza estará enfocada en esos parametros, mi papel será más de conducir que de enseñar, conducir a este conocimiento.

Intentaremos también que haya interacción entre las alumnas y que comparten, para desarollar el compañerismo, necesario en un mundo tan competitivo.

También será un año de nuevos proyectos para mí, tanto a nivel musical, artístico y de desarollo personal, nutrida por las nuevas experiencias vividas en esas tierras lejanas. Poco a poco iré compartiendo esos nuevos proyectos que me llevarán a viajar un poco. Pequeños cambios anuncian grandes cambios, tomados en plena conciencia de mi madurez.

Bailar y bailar con más sentido y esencia será mi meta para esta temporada, es lo que quiero transmitir a mis alumnas.